El intérprete: esa persona que trabaja en la Comisión Europea

Muchos son los que asocian la imagen de la interpretación con la Comisión Europea. He ahí el por qué de mi título. Actualmente la entidad que más intérpretes freelance y de plantilla contrata en todo el mundo es la Comisión Europea. Sin embargo, un intérprete puede trabajar en otras instituciones como veréis a lo largo del artículo.

[youtube http://www.youtube.com/watch?v=PBuYJXtTjik]

El intérprete debe poseer altos conocimientos culturales e institucionales, así como habilidades cognitivas y un perfecto dominio del vocabulario en las lenguas de trabajo. Además, la interpretación exige una alta capacidad de control del estrés y una gran estabilidad emocional, por lo que el intérprete deberá ser alguien capaz de soportar el estrés, seguro de sí mismo y de sus conocimientos y capacidades frente a un público exigente.

Diferencias entre traducción e interpretación

Para empezar, me gustaría aclarar la diferencia entre traducción e interpretación, ya que son muchos los que a lo largo de mi vida profesional me han preguntado cuál es la diferencia. Pues bien, aunque las dos disciplinas comparten el mismo objetivo de superar las barreras lingüísticas, en la traducción, el traductor traduce «textos escritos» de un idioma a otro, mientras que en la interpretación, el intérprete reproduce «discursos orales» de un idioma a otro. Podéis saber más del traductor en este artículo que habla de las funciones y la vida del traductor.

Tipos de interpretación

La interpretación con la que todo el mundo relaciona al intérprete es la interpretación de conferencias, que a su vez puede ser consecutiva o simultánea. Pero hay más tipos de interpretaciones. La interpretación en el ámbito jurídico, en la que entran en juego los intérpretes jurados, es decir los intérpretes en los juzgados, así como la interpretación en el sector sanitario o en los medios de comunicación.

Interpretación consecutiva

En la interpretación consecutiva, el intérprete tendrá que tomar notas del discurso oral del conferenciante, y reproducirlo a los 10-15 minutos cuando el locutor haga una pausa. La toma de notas es una de las grandes identidades del intérprete, ya que cada uno tomará notas de una manera distinta. Están aquellos que usan símbolos que identifican con ideas del discurso, aquellos que se decantan más por el uso de abreviaciones de palabras, y aquellos que usan ambas y entrelazan los símbolos con las abreviaciones.

Para realizar este tipo de interpretación, existen algunos libros como el de Jean-François Rozan «La prise de notes en interprétation consécutive», o el de Jean Herbet «Manuel de l’Interprète (The interpreter’s handbook)», o aquel de Andrew Gillies «Note-taking for consecutive interpreting: a short course», que sirven para la iniciación del intérprete en la toma de notas, enseñando al lector algunos trucos y reglas muy útiles.

La toma de notas en la interpretación consecutiva no puede ser como un dictado palabra por palabra, sino que el intérprete debe alcanzar las ideas y los conceptos mediante el verticalismo y el décalage, es decir, un formato vertical y escalonado.

Este es un ejemplo, sacado de mis apuntes, de los símbolos que usan los intérpretes en su día a día:

interpretacion-toma-notas

Se trata de un tipo de interpretación en la que los intérpretes deben poseer una alta capacidad de escuchar, memorizar, enlazar ideas y reproducir la información al idioma de destino en su totalidad y con exactitud, así como de conocimiento de los temas que se están tratando.

Interpretación simultánea

En la interpretación simultánea, el intérprete reproduce las palabras del orador en el idioma de destino, al mismo tiempo que este habla. Por lo que no hay interrupción en el discurso por parte del orador, como ocurría en el caso anterior.

En este caso, el intérprete transmitiría su mensaje desde una cabina insonorizada por medio de un micrófono solo a aquellos miembros hablantes del idioma que este reproduce mediante el uso de auriculares o cascos. Esta es la disciplina que se muestra en la película «La intérprete» de Nicole Kidman, en la que ella es una intérprete de las Naciones Unidas que escucha accidentalmente un plan para asesinar al Presidente de la República Democrática de Matobo.

Se trata de una disciplina en la que el intérprete debe ser rápido en sus decisiones, ya que el orador continúa hablando aunque el intérprete permanezca callado, lo que supone una pérdida de información en el discurso. Aún así, es mejor escuchar, comprender y reproducir, que anticiparse y cometer errores.

interprete-onu

La ventaja que le encuentro a esta disciplina en favor de la interpretación consecutiva es que en la interpretación simultánea es más difícil que el intérprete pierda información, ya que en la consecutiva se puede dar el caso de que no entienda un símbolo en la toma de notas o no le haya dado tiempo suficiente para reproducir una idea en el papel. Por eso a mí me resulta más fácil la interpretación simultánea, aunque he de afirmar que me entretiene bastante idear el glosario de símbolos y abreviaturas 🙂 .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *